El Día de los Muertos—¡Un Día Feliz!

El Día de los Muertos, que se celebra el 2 de noviembre, es una de las fiestas más populares en México y en varias partes de los Estados Unidos. Data de la epoca pre-hispánica.   Para las culturas mexicanas (la olmeca, la maya, la azteca, etc.) “la muerte” era un concepto primordial, según el cual, los difuntos tenían que viajar a “Mictlán.” Su jornada era muy peligrosa. Tenían que pasar un río hondo, subir altísimas montañas y luchar contra animales salvajes.

No hubo ni premios ni castigos para la mayoría de los muertos, excepto que algunos difuntos dependiendo de su manera de morir, se convirtieron en dioses.  Los guerreros valientes resucitaron como aves con el deber de acompañar al sol en el alba o en el atardecer.

En el Día de los Muertos, muchas familias visitan los cementerios, adornan las tumbas, ponen flores (zempasuchil o maravillas) y enciendan velas.  Es una ocasión de gozo.   Se prenden velas, se preparan aguas de frutas y atole.  Se adornan “Panes de Muerto” con huesos de dulce arriba, y con azúcar roja para representar la sangre.  Hay una gran cantidad de galletas, dulces de calabaza, calacas endulzadas y conservas de fruta.

Se ven esqueletos y calaveras por todas partes.   Las celebraciones incluyen música, La Danza de los Viejitos y el Baile del Pescado Blanco.

¡El Día de los Muertos es una gran celebración de la vida en sí!

Profesora Esthela Torres de Siegrist, ABD, UNAM
David Siegrist, ABD, USC

Image Credit: Flickr – Glen’s Pics